Excelencia y Garantia

RADONIC, Centro de Radioterapia Integral, es un centro asociado a Radiation Therapy Services, Inc. de los Estados Unidos. En su calidad de asociado, recibe el beneficio de las tecnologías y experiencia de dicha institución, que se concentra exclusivamente en proveer servicios de radioterapia. Los oncólogos radioterapeutas senior de Radiation Therapy Services, Inc. son reconocidos especialistas, nacional e internacionalmente, […]

Leer más

Pasos en el tratamiento

Consulta

El primer paso es una visita al radio-oncólogo. Durante esta visita, el radio-oncólogo revisa todos los records del paciente, los reportes de patología y e imágenes (Rayos X, TAC, RMI) y realiza un examen físico del paciente.

Finalizado el examen, se discuten las recomendaciones para el tratamiento de radioterapia con el paciente y la familia, y se coordinan varias citas para planear el tratamiento. Estas citas incluyen una o dos sesiones llamadas simulaciones y una fecha para comenzar el tratamiento.

Planificación 

Se trata de una imagen de una planificación 3D, realizada por el departamento de Física para optimizar la dosis prescrita a los volúmenes de tratamiento (determinados por el Médico). La planificación 3D mejora la dosimetría y al mismo tiempo evita dosis a los órganos sanos cercanos a la zona de tratamiento.

imagen plan 3D de muestra

Comienzo del tratamiento de radioterapia

El tratamiento puede comenzar ahora. Los técnicos son responsables del posicionamiento del paciente y de administrar la dosis de radiación. En el primer dia de tratamiento, el paciente es colocado en la posición de tratamiento, los técnicos usan varias técnicas para reproducir con precisión el tratamiento, incluyendo luces láser, luces de campo y medidas SSD (por sus siglas en inglés). Las luces láser son usadas para asegurarse de que el paciente está derecho y estable sobre la mesa. El campo de luz corresponde a las marcas en la piel, y las medidas de SSD es el número que representa la distancia de la fuente de radiación a la piel.

Una vez todo está listo, los técnicos salen del “bunker”. Nadie puede permanecer en el mismo durante la sesión de radiación. El paciente es observado en monitores de TV colocados fuera y también puede hablar con los terapeutas si es necesario. El tratamiento en si es muy corto. El paciente usualmente permance en la sala menos de 30 minutos por tratamiento y la mayor parte de este tiempo es empleado en lograr que el campo de tratamiento esté correctamente posicionado.

En el primer día de tratamiento y semanalmente de ahí en adelante, o si se requieren cambios en el campo de tratamiento, se toman varias placas de Rayos X. Estas placas no son usadas para determinar si el cáncer ha decrecido en tamaño sino para comparar con las placas iniciales y asegurarse que los campos no han cambiado.

Con la aprobación de los rayos X para el tratamiento y con el permiso del paciente, tatuajes permanentes, aproximadamente del tamaño de una cabeza de alfiler, se colocan en la piel en cinco o seis lugares para marcar las esquinas y el centro del campo de tratamiento. Estos tatuajes son necesarios por dos razones: Primero, si las marcas en la piel se borran durante el curso del tratamiento, el campo puede ser reproducido localizando los tatuajes. Segundo, si en el futuro se requieren más radioterapia, los campos previos pueden ser localizados y se puede evitar el sobre-tratamiento.

Los tratamientos de radioterapia no duelen pero requieren cooperación del paciente en el sentido de permanecer completamente inmóvil. Cuando el paciente es un niño deben usarse cinturones de seguridad o los inmovilizadores mencionados anteriormente. Los mismos no son ajustados. Simplemente son una medida de prevención. Los padres deben permancer fuera de la sala, pero pueden hablarle a su niño a través del Inter-Comm.

Contáctenos